No a la salsa de cartón ¡bienvenidos a la tradición!