logo
Kyoto Galicia: Una nueva palabra, que suena a japonés y recuerda a un plato tradicional de sushi… La cercanía del indudable sabor de la gastronomía japonesa directa en tu mesa. La idea de que la comida japonesa es para todos. Está hecha aquí para la gente de aquí, sin extravagancias y con productos frescos del mar gallego.

te llevamos tu pedido a casa

Selecciona tu ciudad
Kyoto Galicia Coruña Kyoto Galicia Coruña Kyoto Galicia Coruña

Las aventuras de un gallego en Kyoto Galicia

Kyoto Galicia  Noticias   Las aventuras de un gallego en Kyoto Galicia

Las aventuras de un gallego en Kyoto Galicia

Hay días que te levantas y decides que van a ser diferentes, que en la vida hay que probar cosas nuevas y dejarte de falsas apariencias o pensamientos sin fundamento. Kyoto es una de las ciudades más bonita de Japón y además, allí se come sushi, por lo que este alimento tiene que tener cosas buenas. Pues sin pensármelo dos veces, me decidí: hice mi reserva online en el restaurante de Vigo de kyotogalicia.com y a comer sushi!!

 

La primera de mis impresiones en Kyoto Galicia Vigo no tardaría mucho en llegar: un remanso de paz y tranquilidad llegaría a mi vida al traspasar las puertas del local. ¡Bienvenido al lugar más Zen de la ciudad! –pensé-, luz natural y un jardín en el medio y medio del restaurante bajaron mis pulsaciones a nivel de paro cardíaco.

 

kyoto-galicia-aventurero-gallego-05

 

La mesa al lado de la ventana con vistas al jardín interior, la temperatura –que invitaba a mudarse allí-, el mobiliario minimalista -por supuesto-, y la cubertería típica japonesa, me trasladaron a otro continente. Y por último, una selección de música de fondo, que no era de origen japonés, pero que parecía haber sido escogida especialmente para mí.

 

Ante tal tranquilidad llegaría el camarero y la carta, y con ellos mi gran duda, qué pedir para comer en tu primera vez en un restaurante japonés. Pues lo primero que pedí fue ayuda, dejando caer toda la responsabilidad en el gusto culinario del camarero, que al igual que la música y el entorno, parecieron ponerse de acuerdo para alegrarme el día.

 

kyoto-galicia-aventurero-gallego-01

 

Lo primero que debes saber es que el sushi se come con palillos, y tras una lección magistral de paciencia del camarero, lo conseguí. Entonces te vienes arriba y te crees incluso capaz de cazar moscas como el Sr. Miyagui en Karate Kid, pero de repente tus dedos se cruzan y tu camisa se mancha. Aunque no importa: el placer de llevarse ciertos manjares a la boca no se puede comparar con el precio de lavar y frotar.

 

En cuanto a la bebida, una amplia selección de vinos me recibieron a la entrada, tintos, blancos, y rosados, típicos de Japón y otros de denominación de origen gallega.

 

kyoto-galicia-aventurero-gallego-03

 

Al Igual que los palillos, es indispensable la salsa –sí, la culpable de lo de mi camisa-. Aquí decirte que lo verde se llama Wassabi, y que como diluyas más de la cuenta en la salsa de soja, espero que tu vaso esté cerca. Mi consejo es ir incrementando la ración hasta encontrar el punto de picante que puedas soportar.

 

Y ahora sí, todo listo para el festival de sabores que estaba a punto de presenciar. Empezaron a llegar los platos de sushi, sashimi, tatakis… y con ellos una presentación impecable: colores y formas organizadas al nivel de diseño de la alta cocina, creando un todo que invadió mis sentidos con solo verlo. Y a la altura de la presentación, su sabor.

 

kyoto-galicia-aventurero-gallego-04

 

Experimenté un viaje alrededor del mundo, con ingredientes recién traídos del mar y de la tierra, capaces de transportarme a los lugares más cálidos y fríos del planeta.

 

Escalfar un huevo encima de lomitos de salmón bañados en salsa picante y sonreír del mismo modo que sonríes cuando esa persona a la que tanto quieres te dice lo más bonito que hayas escuchado nunca; o sentir a tus espaldas la bocina de un barco repleto de arroces, pescados, y verduras. Me veo obligado a destacar el sushi de tempura de salmón con queso, pepino y fresa, que supuso un antes y un después, a la hora de entender la cocina japonesa.

 

kyoto-galicia-aventurero-gallego-06

 

Y de sonrisa en sonrisa, dejándome sorprender por cada plato, me planté ante la carta de postres a los que no pude renunciar. Helado en tempura de vainilla, otra dosis de frío y calor deliciosa, que puso el broche final a una experiencia culinaria, nueva, exquisita, y totalmente recomendable.

 

Escrito por: un comensal de Kyoto Galicia que desea mantenerse en el anonimato